En Ana se visibilizan todas las mujeres condenadas por eventos obstétricos

En Ana se visibilizan todas las mujeres condenadas por eventos obstétricos

Hoy se llevó adelante una manifestación frente al Superior Tribunal de Justicia de la Ciudad de Corrientes en la que un numeroso grupo de personas reclamó la Libertad de Ana, detenida tras haber sufrido un evento obstétrico en su casa.

A raíz de ese hecho, la joven esquinense está siendo juzgada actualmente en la ciudad de Goya por homicidio agravado por el vínculo y alevosía. Desde la organización Libres las Queremos aseguran que “Ana fue criminalizada por un aborto no voluntario”.

“Ana es víctima de una criminalización por un evento obstétrico, hace ocho meses esta presa, le negaron la prisión domiciliaria, la debida asistencia, el acceso a la salud y a la justicia” afirman desde La Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal Seguro y Gratuito.

Además del caso juzgado actualmente, en Corrientes hay otras mujeres condenadas por eventos similares, llegando a alcanzar incluso la prisión perpetua.

“La clave para entender por qué eso sigue sucediendo estña en un sistema penal que se ensaña con particular violencia contra las mujeres”, afirman las abogadas Maria Lina Carrera, Natalia Saralegui Ferrante y Gloria Orrego – Hoyos, que acompañan el caso de mujeres encarceladas por casos como el de Ana.

En su libro “Dicen que tuve un bebé” explican que la Justicia caratula estas causas “como delitos inexistentes en el Código Penal”, como “aborto seguido de homicidio”, “aborto espontaneo” y sigue con maltratos en el hospital, la comisaria o prisión, prejuicios sobre su falta de instinto maternal, pericias psicológicas y pruebas exculpatorias que los tribunales no consideran, testimonios que no escuchan, violaciones que se pasan por alto como si no hubieran existido, beneficios en la cárcel que se les niegan”.

En estos casos, la condena social y mediática llega antes que la Justicia imponiendo términos:
“El patriarcado redujo la feminidad a la maternidad, y la mujer a la condición de madre”, dice Esther Vivas en su libro “Mamá desobediente”.

En la marcha de esta mañana en la capital de la provincia se sumaron numerosas mujeres de organizaciones sociales, feministas y de sectores políticos. Es que el caso de Ana pasa a ser emblemático, a partir de su trascendencia mediática, para visibilizar cientos de casos de mujeres encarceladas por eventos obstétricos a las que se juzga desde la perspectiva patriarcal de la justicia.

Por este motivo el Comité de Prevención de la Tortura recomendó contemplar normas de juzgamiento con perspectiva de género.

📸Fotos: Ivi Carballo

Share