Sin acuerdo: La CGT pasó a cuarto intermedio hasta el viernes para continuar analizando si marcha el 17

Sin acuerdo: La CGT pasó a cuarto intermedio hasta el viernes para continuar analizando si marcha el 17

Los sindicalistas de poco más de una decena de organizaciones gremiales que participaron hoy en un encuentro operativo y metodológico para afinar detalles organizativos de la marcha del 17 de este mes desde el Obelisco hacia el Congreso decidieron pasar a un cuarto intermedio hasta este viernes para continuar el debate.

Las fuentes gremiales a las que accedió Télam confirmaron hoy que la reunión fue presidida por el adjunto de la CGT y titular de la Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN), Andrés Rodríguez, quien junto con Juan Carlos Schmid (dragado y balizamiento) fueron los dos únicos secretarios generales que participaron en el encuentro.

Los voceros gremiales adelantaron que “las aguas están divididas” respecto de la posibilidad de realizar o no la marcha del 17 de agosto próximo, y explicaron que algunos dirigentes procuran levantarla a partir de “la necesidad de darle aire a Sergio Massa”, quien fue designado ministro de Economía, Desarrollo Productivo y Ganadería.

“Hay dirigentes que comparten la idea de levantar o posponer la movilización a partir de los cambios operados en el Gabinete nacional, como el cotitular Carlos Acuña (estaciones de servicio), para no entorpecer la gestión de Massa desde un comienzo”, aseguraron.

Acuña es además diputado bonaerense por el Frente Renovador que conduce Massa y, como cotitular de la central obrera, responde al dirigente gastronómico Luis Barrionuevo.

Para las fuentes gremiales consultadas por Télam “no está aún todo dicho respecto de esa marcha, porque así como algunos dirigentes ya propusieron levantarla por los cambios de funcionarios producidos, otros aún no se expresaron o guardan un prudente silencio”.

Rodríguez, quien encabezó el encuentro, ratificó hoy en el cuarto piso de la sede cegetista de Azopardo al 800 que “la única posibilidad de levantar o suspender la movilización del 17 de agosto es la convocatoria orgánica a una reunión extraordinaria” de la CGT.

Los dirigentes optaron por un cuarto intermedio hasta las 12 del viernes a fin de continuar analizando detalles operativos y “el momento político” de la marcha que, en principio, había sido convocada contra los especuladores y formadores de precios en el país.

Por ahora, la movilización fue ratificada tanto por Rodríguez como por los integrantes del consejo directivo Jorge Sola (seguro) y Mario Manrique (mecánicos), entre otros, pero existen dudas sobre “la oportunidad política de realizarla a pocos días de iniciada la gestión económica del extitular de la Cámara de Diputados”, señalaron los voceros.

En declaraciones radiales, Manrique (adjunto del Smata) ratificó esta tarde la marcha y aseveró que será “un primer paso en esta nueva etapa de la vida nacional e inclusive para la CGT”, y reclamó “gobernabilidad” y, en especial, saber “quiénes son los adversarios”.

Manrique no dudó en señalar que “las críticas a la gestión de Gobierno deben ser hechas puertas adentro de la central obrera”; sostuvo que “hace falta más firmeza” y reseñó que “nunca gusta hablar de herencia, pero hay que recordar cómo se llegó a esta crisis”.

También enfatizó que “la verdadera deuda del país es con el 50 por ciento de la población que se ubica por debajo de la línea de pobreza”, y sostuvo que el Gobierno puede aplicar las leyes de Abastecimiento y de monopolios para paliar la difícil situación social.

El cuarto intermedio hasta el viernes decidido hoy por los dirigentes gremiales que participaron en el encuentro de la central sindical para intentar afinar detalles operativos y organizativos de la marcha no deberá esperar empero hasta ese día, ya que “la mesa chica” de la CGT deliberará mañana en la sede de la UPCN de Moreno al 1.800.

La convocatoria para mañana a “la mesa chica” de la central obrera es toda una señal, ya que allí se sientan los peso pesados de cada gremio para definir cuestiones políticas.

La marcha había sido convocada el 21 de julio en ocasión de celebrarse el último encuentro de consejo directivo de la central obrera para exigir urgentes respuestas a “la clase política ante la crisis económico-social” y denunciar “las maniobras especulativas de sectores del poder económico y de los formadores de precios”, se sostuvo entonces.

La CGT rechazó ese día “la especulación económica”, exigió “soluciones claras” y condenó a “los formadores de precios que agudizan el proceso inflacionario y la pobreza”.

De realizarse -y hasta ahora ningún dirigente dijo lo contrario- en el acto del 17 de agosto la CGT que colideran Acuña, Héctor Daer y Pablo Moyano leerá “un documento de claro y neto corte político” y condenará “la avaricia inconmensurable de los formadores de precios, que provoca la profundización del proceso inflacionario y los alarmantes índices de pobreza entre los sectores más vulnerables”, y ratificará la convocatoria a “la unidad”.

Foto: Andrés Rodríguez de UPCN que presidió la reunión de la CGT.

Share