El expresidente Ricardo Lagos, disconforme con la propuesta de nueva Constitución chilena

El expresidente Ricardo Lagos, disconforme con la propuesta de nueva Constitución chilena

El expresidente de Chile Ricardo Lagos señaló que la propuesta de la nueva Constitución chilena, presentada oficialmente ayer por la Convención Constitucional, no generará un amplio consenso en el plebiscito obligatorio de salida del 4 de septiembre.

Lagos expresó su posición de cara al plebiscito a través a de una carta publicada en su cuenta de Twitter, donde sostuvo que “Chile merece una Constitución que logre consenso. Como ninguno de los dos textos (el propuesto ayer y el actual de 1980) que puedan resultar del plebiscito lo tiene, el desafío político es continuar con el debate constitucional hasta alcanzar una Constitución que interprete a la mayoría”.

En el texto, el exmandatario dejó claro que no está conforme con el proyecto entregado ayer por la Convención Constitucional al presidente Gabriel Boric de cara al plebiscito de septiembre.

“El proceso constituyente en el que hoy estamos embarcados no terminará el 5 de septiembre, al día siguiente de que sepamos el resultado del plebiscito de salida, porque las dos alternativas en juego están lejos de convocar a la gran mayoría ciudadana”, dice la carta del expresidente.

Rápidamente el presidente de Chile, Gabriel Boric, dijo “me parece que lo que señala el expresidente es muy respetable dada su trayectoria y pone dos escenarios que son bastante claros”, en conferencia de prensa desde el Palacio de La Moneda en respuesta al a las palabras de Lagos.

“En uno, donde en caso de aprobarse la Constitución, hay que hacerle mejoras, tal como lo señaló la presidenta y el vicepresidente de la Convención (…) Y en la otra opción, que es en la que gana el rechazo, hay que depender del veto histórico que ha tenido la derecha durante los últimos 30 años para hacer reformas sustantivas a la Constitución”, finalizó Boric.

Actualmente, Chile se rige con la Constitución de 1980, escrita durante la dictadura cívico militar de Augusto Pinochet (1973-1990), con una reforma firmada el 2005 por el presidente Ricardo Lagos.

El cambio de la actual Constitución fue uno reclamos ciudadanos durante el estallido social de octubre de 2019, que llevaron a un acuerdo con la mayoría de los partidos del oficialismo y oposición para redactar una nueva carta magna.

Las multitudes que tomaron las calles chilenas entonces señalaban a la actual Constitución como origen de la desigualdad y reivindicaban un nuevo modelo de Estado que garantizase la salud pública, la educación universal de calidad y una mejora de las pensiones.

El 25 de octubre de 2020, mediante un plebiscito nacional, se aprobó por casi el 80% la redacción de la nueva Constitución y, unos meses después, en mayo de 2021, se eligieron los 155 convencionales que están redactando la nueva carta magna.

Ayer, luego de un año, la Convención Constitucional entregó oficialmente la propuesta de nueva Constitución al presidente Boric, quien firmó el decreto que convoca al plebiscito de salida el 4 de septiembre próximo, que tendrá sólo las opciones de aprobar o rechazar, esta última, según coinciden varios sondeos de intención de voto, es la que lleva una amplia ventaja.

Share