Investigación sobre la venta de una beba.

La madre denunció de vender a su hija la persona que la tenía a su cuidado en Corrientes en 1993.

Hace 29 años, la denunciante dió a luz a una niña en una localidad de Corrientes. Tenía 16 años cuando quedó embarazada y su padre por enojo de lo que pasó, le hizo entrega a una mujer que vivía en la capital correntina para ocultar el problema, dio a conocer el Ministerio de Justicia de Corrientes. El caso se trasladó a la Fiscalía Federal 1, a cargo de Flavio Ferrini.

La joven en ese momento, fue mantenida en cautiverio, encerrada con llave y la obligaba a hacer tareas físicas y de limpieza en la casa. “Prácticamente era la esclava, la sirvienta, sólo me dejaban salir si ellos me llevaban al médico. Ese año, pasé las fiestas, navidad y año nuevo, encerrada con llave en una habitación, sola e incomunicada”, declaró la víctima.

La niña nació el 25 de enero de 1993, en un sanatorio de la capital, no la volvió a ver más, la mantenían dopada, dormida. La quiso llamar Katerine pero la llamaron María Inés, denunció. La mujer denunciada le dijo “que estaba muy lejos, que no la busque, que era joven y podía tener más hijos”, luego, “escuché una conversación telefónica donde ella decía que había vendido a mi bebé a gente del extranjero”, informa el parte de prensa de la cartera a cargo Juan José López Desimoni.

La supuesta vendedora de la beba, continúa viviendo en la Ciudad de Corrientes, “tiene una edad avanzada y se sigue rehusando a darle información de dónde está su hija”, explicó el Ministerio de Justicia y de Derechos Humanos de la provincia. “Hoy la bebé desaparecida tendría 29 años, y su madre víctima nunca paró de buscarla. Acudió a la justicia, haciendo una denuncia en la sede provincial, pero no tuvo respuesta y la archivaron”, afirmó el ministerio.

Lxs abogadxs, Nicole Jones Romero, Conrado Rudy Pérez y Juan Francisco López Palomeque, sostuvieron que se trata de un caso de delito de trata, robo y venta de la niña. Se trata de un caso imprescriptible, es decir, que no deben correr plazos, puesto que comprende la violación de derechos humanos y el delito se sigue cometiendo. El equipo resaltó que “debemos hacer todo lo posible como sociedad para dar una respuesta a la víctima y no volver a revictimizarla con cuestiones procesales como la prescripción, que por lineamientos internacionales, no puede, ni debe, aplicarse en estos casos”.

La asesoría legal del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos brindará acompañamiento a la víctima “hasta que pueda obtener justicia y logre por fin reencontrarse con su hija”, sostuvieron.

Fuente: Télam

También te puede interesar