Familiares esperan una pronta excarcelación de campesina y su hijo desalojados

Familiares esperan una pronta excarcelación de campesina y su hijo desalojados

El 22 de Marzo en la localidad de San Miguel, agricultores familiares fueron detenidos. Nos comunicamos con uno de sus hijos y esto nos dijo.

“En lo emocional, se encuentran agotados. De parte de mi madre, se encuentra preocupada por mi hermano menor, Jonas Francisco Romero y su nieta Cattaleya Valentina Romero, como así también, de su chacra y sus animales, ya que los cuida con mucha dedicación y amor”, nos decía sobre la situación de Carina Romero y su hermano Primo Tosolini.
“Se encuentran detenidos a disposición del magistrado interviniente Juzgado de Instrucción y Correccional Santa Rosa, en la Comisaría de localidad de San Miguel, Corrientes. Desde el día miércoles 23/03/22 por resistirse a un desalojo ilegal e injusto”, continuó.

“Seguramente muchas personas criticaran el hecho del por qué se resistieron, pero a mi parecer, creo que cualquier persona, hasta la misma jueza quien determinó el desalojo, se resistiría si tuviera puesto los zapatos de mi madre, ya que por instinto, impulso natural, defendemos lo que es nuestro. Pero mas allá de todo, entiendo que esto que está pasando tiene más que ver con hacer apología en defender la manera injusta e ilegal en que procedieron, que empatizar con una ciudadana “Mujer Campesina”, quien se encuentra en un lugar inhumano, donde están siendo vulnerado todos sus derechos como “mujer madre de un menor, quien lo extraña mucho”, pero esto nadie lo ve, ni el mismo estado provincial”, manifestó Fabricio.

“Quien reclama es una señora mayor de edad, Aureliana Romero, hermana de Honorio Baltazar Romero, padre de Maria Cristina Romero. Desde el señor Honorio se viene trabajando estas tierras y hasta en la
actualidad para sostener económicamente a dos familias, la suya (Maria Cristina Romero), y su hija con dos menores involucrados. Ocurre lo contrario con la señora Aureliana quien no tiene hijos ni menores a cargo y nunca utilizó ese lugar como para sentirse con derechos sobre el mismo.
El desalojo fue ordenado por el Juzgado Correccional N°1, Dra Gabriela Aromi de Sommer”, afirmó.

“Hace ya tres generaciones, nuestra familia se dedica a la producción de verduras y hortalizas, cultivando mandioca, batata, maíz, zapallo, sandía, melón y huerta. Además, realizan producción agropecuaria de aves, ovinos y porcinos para autoconsumo. Mas aún, Cristina Romero, hija de Valentina Romero y Honorio Baltazar Romero, tiene la marca de su ganado registrado a su nombre desde los años 90′ en el establecimiento Pájaro Reta, también comercializaba cuero vacuno. Todavía existe el saladero, no en las condiciones óptimas, pero es clara evidencia de dicha actividad”, nos decía.

“Se presentó la solicitud de excarcelación correspondiente por parte de la Coordinadora del Centro a la Justicia, Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, Dra. Maria Belén Acosta. En la mañana nos comunicaron la excarcelación y sobre el desalojo no tenemos noticias. Por otra parte, me gustaría agregar que el Estado tiene una obligación reforzada de garantía del derecho a la tutela judicial efectiva y acceso a la justicia de personas en condición de vulnerabilidad, en este caso, una ciudadana, mujer campesina, trabajadora y su grupo familiar, que incluye dos niños. Y también, el Estado tiene la obligación de proteger y garantizar los derechos humanos involucrados, fundamentalmente el derecho a la vivienda digna, la salud, la seguridad y la prohibición de los desalojos forzosos, al trabajo, a la alimentación adecuada, y a la tierra como medio necesario para garantizarla. Me gustaría que cada uno reflexione sobre cómo se sentirían si se ven avasallados sus derechos humanos, si se encuentran vulnerados cuando como a esta mujer, les quieren quitar algo que les corresponde por derecho y por poseer gran un valor sentimental, más que material.  Todos nos arraigamos mucho a nuestro pasado y las cosas que logramos cultivando y trabajando con nuestras manos, no tiene precio.”, finalizó Fabricio Eduardo Romero, hijo de Cristina.

Share