“La Niña” seguirá instalada en Corrientes y no disminuirá su efecto hasta abril, según informe

“La Niña” seguirá instalada en Corrientes y no disminuirá su efecto hasta abril, según informe

La corriente denominada “La Niña”, a quienes especialistas adjudican la persistencia de la sequía en el Litoral que favorece los incendios, “seguirá instalada y no disminuirá su efecto tal como se esperaba”, de acuerdo a un informe de la Facultad de Agronomía de la UBA (FAUBA) que destaca que se pronostica un “retorno a la neutralidad recién para abril”.

María Elena Fernández Long, docente de la cátedra de Climatología y Fenología Agrícolas de la FAUBA, aseguró que “hoy, definitivamente, el panorama no es alentador. ‘La Niña’ sigue instalada y no disminuirá su efecto tal como se esperaba”.

“El consenso de los organismos que monitorean esa actividad para definir la influencia de ‘La Niña’ proyecta, en su informe del 18 de febrero, un lento ascenso de los valores en transición hacia la neutralidad y pronostican un retorno a la neutralidad recién para abril, con una probabilidad del 60%”, dijo la docente en la publicación Sobre la Tierra.

Por su parte, Adela Veliz, docente de la misma cátedra, aseguró que la sequía extrema en Corrientes, además de generar grandes pérdidas en las producciones de cultivos regionales como té, arroz, yerba mate y plantaciones de cítricos, también afecta notablemente a la ganadería, ya que es evidente la escasez tanto de forraje como de agua de bebida”.

Según el informe del INTA difundido el viernes 18 de febrero, el área quemada total en Corrientes asciende a 785.338 hectáreas La provincia posee 482.215 ha de plantaciones forestales -70% con pinos y 30% con eucaliptos-, de las cuales se quemó el 4%.

Esto significa que la superficie incendiada aumentó más de 2,5 veces respecto del informe del 7 de febrero. Sin embargo, el área más afectada por los incendios corresponde a los humedales, con 460.000 hectáreas quemadas.

Véliz puntualizó que “Misiones es otra provincia mesopotámica que transita condiciones similares. Allí se declaró la emergencia para los sectores forestal y agropecuario afectados por sequía o por incendios en todo el territorio provincial. A su vez, la provincia de Formosa presenta condiciones de sequía extrema, al igual que el norte de Chaco y el noroeste de Santa Fe”.

Liliana Spescha, co autora del mismo informe, indicó que “también hay que tener en cuenta que, sumado a la escasez de precipitaciones, otro factor fundamental fueron las temperaturas elevadas que ocurrieron en la ola de calor de enero en algunas estaciones del norte del país”.

“Por ejemplo, en Corrientes tuvo una duración de 13 días -del 14 al 26 de enero-, con máximas que alcanzaron los 42,6 °C. Y durante febrero continuaron registrándose anomalías positivas de las temperaturas máximas. Esto determinó valores muy altos de evapotranspiración, que intensificaron todavía más el déficit hídrico”, aseguró la docente (Télam).

Share