Nunca tuvieron un vehículo: Bomberos de a pie combatiendo el fuego en la tierra de los Esteros

En Loreto el cuerpo de Bomberos Voluntarios no tiene ningún vehículo. Para movilizarse a los incendios dependen de la buena voluntad de algún vecino que ponga su camioneta a disposición para enganchar el tanque de fumigación reciclado en el que transportan el agua.  Ahora la esperanza esta puesta en la llegada de una cuatro por cuatro que se comprará con lo recaudado por el influencer Santi Maratea.

Por Miguel Di Spalatro para @Primiciasaldía

Loreto es el ejemplo extremo de la desidia con que el gobierno de la provincia se ocupó de prevenir el desastre que hoy es Corrientes con 800 mil hectáreas quemadas.

Esta localidad de poco más de 2000 habitantes, de aproximadamente 12 manzanas de ancho y 10 de largo en el departamento San Miguel, a 250 kilómetros de la capital provincial, tiene un cuerpo activo de 15 voluntarios.  De ellos depende el control del fuego en la puerta del Parque Nacional Iberá.

Un trabajo realizado por el CONICET y la UNNE (Universidad Nacional del Nordeste) distinguió entre 30 y 40 especies leñosas autóctonas y se identificaron 321 lagunas de diferentes tamaños y formas con variada fauna en las tierras de Loreto.

El informe, elaborado en el 2028, advirtió sobre dos fenómenos naturales sobre los cuales Corrientes debe estar alerta: las inundaciones y los incendios: “, la provincia de Corrientes posee ciclos húmedos y secos que se repiten aproximadamente cada dos años” concluye.

El Iberá fue declarado Reserva Provincial en 1983 y el 18 de enero del 2002, una porción de su superficie – 24.550 hectáreas centradas en la Laguna Iberá- fue designada Sitio Ramsar, y protegida por los principios establecidos en la Convención de 1971.

Foto de Internet

El objetivo era cuidar los 13 mil metros cuadrados (el 15 por ciento de la superficie de Corrientes), donde habitan especies en peligro de extinción.

Desde entonces poco hicieron los gobiernos provinciales para cuidar y prevenir.  Sin bomberos equipados con los elementos necesarios, sin aviones hidrantes propios, sin brigadistas especialmente entrenados y con leyes que no se hacen cumplir o se cumplen a medias, hoy Corrientes no pudo evitar la catástrofe.

Una forma económica para limpiar los campos de arbustos y malezas que utilizan los grandes productores forestales y agrícolas es el fuego.

Hasta que el gobernador Gustavo Valdez, tardíamente, suspendió las quemas, estas eran autorizadas por la Dirección Provincial de Recursos Forestales, organismo a cargo de Roberto Rojas, funcionario al que la Asamblea “Basta de Quemas” le está solicitando la renuncia.

Con temperaturas extremas, sin lluvias copiosas desde hace dos años y con un Río Paraná y sus afluentes casi sin agua, la responsabilidad por los incendios no recae solo en la naturaleza. Corrientes esta tapizada con gigantografias de  Gustavo Valdez. Un gobernante al que le importa más el circo –la capital sigue de fiesta por el carnaval- que hacerse cargo de la realidad de una provincia con unos pocos privilegiados y muchas carencias.

Entre los no privilegiados están los Bomberos de Loreto que luchan contra el fuego sin recursos, a pura voluntad, empujando el tanque de agua si no hay un vecino solidario cerca que ofrezca su camioneta.

En el siglo de los cambios de paradigma , lo que no pudo la política lo pudo un influencer y las redes sociales. En menos de 24 horas Santi Maratea recaudó más de 100 millones de pesos. Se van a comprar ocho camionetas para ocho destacamentos de bomberos de Corrientes. Una de esas unidades cero kilómetros será para los bomberos de Loreto, para que ya no tengan que ir a cuidar los esteros empujando el carro.

Registro fotográfico de portada: Sebastían “Chapu” Toba. Autor de las fotografías sobre los incendios en Corrientes que recorren el mundo, es periodista, investigador, documentalista, licenciado en Comunicación Social y realizador audiovisual. @chaputoba

También te puede interesar