Buenos Aires-Corrientes: solidaridad en los tiempos del fuego

Buenos Aires-Corrientes: solidaridad en los tiempos del fuego

El ministro de Seguridad bonaerense encabezó la caravana integrada por ciento cincuenta brigadistas forestales, veinte bomberos, dos unidades de comando, diecisiete unidades de ataque rápido, dos UTV con kit de ataque liviano y diez autobombas cisternas.

Por Miguel Di Spalatro para @PolíticayMedios

En las últimas horas, bomberos y brigadistas de la provincia de Buenos Aires se sumaron al combate del fuego que, según un informe del INTA, arrasó con el 9% de la superficie del territorio de Corrientes. Son un total de 785 mil hectáreas quemadas, calculando que se incendiaron un promedio de 30 mil hectáreas diarias. Ciento de especies de fauna y flora están siendo afectados por el fuego principalmente en zonas de esteros y bañados. Asimismo, miles de hectáreas de campo y forestación fueron consumidas.

“Enviamos helicópteros, vehículos, autobombas, camiones cisternas y un importante equipo de bomberos y brigadistas de la Provincia para combatir los focos de incendios en Corrientes” comunicó a través de su cuenta de Twitter el gobernador Axel Kicillof. 

El propio ministro de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, encabezó la caravana integrada por ciento cincuenta brigadistas forestales, veinte bomberos (personal de apoyo), dos unidades de comando, dos camiones 4×4 equipados para incendios forestales, diecisiete unidades de ataque rápido, dos UTV con kit de ataque liviano y diez autobombas cisternas.

A estos elementos se agregaron ambulancias, minibús para traslado de personal, un camión cisterna con 15.000 litros de combustible, dos camiones logísticos con caja y lona rebatible, un taller móvil, treinta brigadistas forestales y nueve móviles, dos autobombas cisternas y cuatro camionetas de ataque rápido.

La provincia de Buenos Aires estableció una base de apoyo con tres helicópteros en la localidad de Gobernador Virasoro, dos de los cuales están equipados con el sistema de Bambi Bucket con capacidad de 900 litros y un helicóptero con el sistema Rack Táctico para apoyo y traslado de brigadistas.

A la misma ciudad se envió una camioneta cisterna con capacidad de 500 litros, con personal de logística y de mantenimiento aeronáutico, para brindar apoyo y abastecimiento a los helicópteros en la zona de incendios.

El recurso humano que se trasladó a la provincia en llamas proviene de distintos cuerpos de Bomberos Voluntarios del conurbano y del interior de la provincia que se capacitaron especialmente en siniestros forestales. La provincia de Buenos Aires cuenta con 92 brigadistas especializados en incendios forestales y muchos de ellos fueron movilizados La dotación se complementa con efectivos bomberos de la policía bonaerense. 

La convergencia de los cuarteles locales en la Federación de Bomberos de la Provincia de Buenos Aires facilitó la convocatoria. Es así como localidades situadas a más de 1000 kilómetros de Corrientes participan en el combate de las llamas integrados en la “Brigada Puma”.

Desde las Flores partió Micael Maciel, quizás el más joven del grupo. Se sumó a los bomberos voluntarios de su pueblo de poco más de 23 mil habitantes en el 2018. En noviembre del año pasado realizó la capacitación para ser brigadista de incendios forestales en Sierra de los Padres y esta es su primera experiencia como brigadista.

Adrián Peralta es comandante general del cuartel de Bomberos de Escobar. Formó parte de una avanzada que junto a bomberos de Maquinista Savio, Garín, Hurlingham y La Matanza trabajó en la ciudad de Mercedes (Corrientes), con 27 hombres y 4 unidades junto a voluntarios locales y de la zona. 

Mercedes es el único de los 17 focos que por estas horas está bajo control. No sucede los mismo con otros que permanecían activos generando complicaciones en las localidades de San Miguel, Curuzú Cuatiá, Ituzaingó, Santo Tomé, Loreto y Bella Vista.

“Hablé con varios vecinos de Mercedes y dicen que en 50 años no había pasado algo así de tanta sequía y de tantos incendios de esta magnitud. No es normal”, comento Peralta al volver a su ciudad. 

Sobre los trabajos que llevaron adelante, comentó que “se cubría las forestaciones y las viviendas que estaban cerca tratando de que el fuego no pasara para la ruta. No dábamos abasto. Fue algo nunca visto por mí que ya llevo 32 años de Bombero. La gente de Escobar, Savio, que son los que más experiencia tienen en incendios forestales, que están en la Brigada Puma y en la Brigada Forestal de la región también se asombraban del incendio”.

El grupo que llegó este viernes se fijó como objetivo controlar una forestal de 30 kilómetros de ancho por 11 kilómetros de largo.  De ese operativo son parte los voluntarios del partido de Adolfo Gonzáles Chaves. Se envió a los oficiales principales Carlos Caprile y Horacio Rubino, a la cabo Celeste Torno y al bombero Juan Aldasoro. 

El intendente de Chaves, Marcelo Santillán y su equipo de trabajo, despidió a la delegación deseándoles éxitos y agradeciendo el compromiso que día a día le ponen a su profesión.

Celeste Torno, la mujer del grupo chavense, tiene 31 años es técnica de motores y docente en la Escuela Técnica de su ciudad.  Quería ser bombera desde niña y en el 2010 hizo realidad su sueño al incorporase como voluntaria al cuartel local. Entre sus participaciones de mayor riesgo queda registrado el ingreso a una vivienda con fuego declarado para rescatar a sus habitantes. 

Chivilcoy sumó cuatro profesionales. El oficial Federico Díaz, el segundo ayudante, Alberto Butteri y los bomberos Exequiel Zunino e Ignacio Quaizel. 

“Es una oportunidad única” expreso Díaz antes de partir. “Nos vamos a agrupar con otros cuarteles de bomberos a partir de la convocatoria de la Federación a la cual pertenecemos”, explicó. 

La caravana de 30 vehículos partió de Zarate. El presidente de La Federación, Lic. Osvaldo Lori despidió, junto a la Subsecretaria de Emergencia de la Provinci,a Alicia Salman, a la Brigada Puma. El contingente de servidores públicos está a las órdenes de Ramón Pared, director de Operaciones de la Federación de Asociaciones de Bomberos Voluntarios de la Provincia de Buenos Aires y director de Defensa Civil de Pilar, quien fue designado por el propio gobernador Axel Kicillof para que comande al grupo. 

El intendente de Pilar Federico Achával, destacó: “Para nosotros es muy importante que el pueblo esté unido, sea solidario y podamos ayudar en las causas de otras provincias”. Pilar aporta cinco bomberos además del jefe de brigada. 

Otros distritos como La Plata, Solano, Merlo, Victorica, Luján, y de pequeños pueblos bonaerenses como Cacharí de solo 3.000 habitantes también sumaron voluntarios en este gesto de solidaridad entre provincias. 

A la tarea de combatir el incendio más importante de que se tenga memoria en el NEA, se sumó también el Ministerio de Defensa de la Nación.  Las actividades de apoyo logístico del ejército y la fuerza aérea se llevan a cabo, principalmente, en las localidades correntinas de San Miguel, Santa Julia, y Villa Olivari, que son las más afectadas. Personal y medios del Batallón de Comunicaciones 121, se encarga de los enlaces de comunicaciones con los brigadistas con dos puestos de enlace satelital, mientras que el Batallón de Ingenieros de Monte 12, con tanques y piletones cisternas provee de agua a los aviones hidrantes. Un helicóptero Bell UH-1H es utilizado para efectuar reconocimientos y transportar brigadistas.

El personal militar también colabora en el aeródromo de Concepción, apoyando a los siete aviones hidrantes de Nación y de la provincia de Corrientes, con vehículos, motobombas, generadores, vehículo cisterna de 10.000 litros, cuatro piletones de 10.000 litros y un piletón de 15.000 litros.

Sin embargo, nada parece alcanzar. Los correntinos que viven en la capital a varios kilómetros de los principales focos de fuego respiran humo y los muebles y jardines permanecen cubiertos de cenizas al igual que las calles. 

Este viernes el gobernador de Corrientes, Gustavo Valdés, recorrió las zonas afectadas por los incendios en Paraje Galarza, en Ituzaingó. Agradeció la ayuda de la nación y las provincias, pero no suspendió los carnavales que comenzaban esa noche. 

En su paso por el departamento correntino de San Miguel, el Ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación, Juan Cabandié, puso su esperanza en las lluvias anunciadas para el lunes. Aunque “es un frente de tormentas que se prolongará por unos días y no se puede asegurar que estas condiciones extingan el fuego por completo”, dudó. 

En la recorrida por el comando de operaciones de emergencia, Cabandié estuvo acompañado del secretario de Control y Monitoreo Ambiental, Sergio Federovisky, quién culpó a los productores: “Es fundamental trabajar sobre la cultura del fuego, no podemos seguir pensando que estos eventos de estas características no van a ocurrir si seguimos teniendo la cultura del fuego como una herramienta de trabajo, como un modo de limpiar un campo o de quemar la basura. Mientras el fuego esté instalado como una metodología para estas acciones, estos eventos seguirán ocurriendo. Necesitamos que el fuego no se inicie por sobre todas las cosas”, aseguró.

Los incendios en Corrientes comenzaron hace más de dos meses, pero recién se visibilizaron cuando la “Asamblea Provincial Basta de Quemas”, integrada por organizaciones ambientalistas y numerosos ciudadanos que se sumaron ante la grave situación, ganó las calles de la capital correntina.  

Enojados por la falta de políticas de prevención y acción, los correntinos volverán a manifestarse este domingo sobre el puente General Belgrano que une Corrientes con la provincia de Chaco, y el miércoles frente a la Casa de gobierno provincial y en simultaneo en CABA frente a la casa de Corrientes en Buenos Aires.  

Desde la asamblea se responsabiliza al gobernador Gustavo Valdés y al ministro Cabandié por los incendios. Corrientes está atravesando un periodo de sequía desde hace dos años. El Río Paraná, según advirtió el Instituto Nacional del Agua, está a punto de quedar por debajo del nivel del mar, una situación que no ocurre en la zona desde 1944. 

La sequía, sumada al pronóstico de las elevadas temperaturas pronosticadas para este verano – que llegaron a los 42,6 en enero- no fueron tenidas en cuenta ni por el gobierno provincial ni por el Ministerio de Medio Ambiente nacional, para prevenir el desastre que hoy está provocando el fuego condenando a miles de animales a la muerte, alterando el ecosistema, despoblando de vegetación autóctona a las reservas de Iberá y provocando pérdidas económicas por más de $25.000 millones para el sector productivo.

Nota orginal:

https://politicaymedios.com.ar/nota/17652/buenos-aires-corrientes-solidaridad-en-los-tiempos-del-fuego/

Share