No al monocultivo, no a las pasteras.

Organización ambientalista de Ituzaingó alerta sobre el impacto que producirá el proyecto forestoindustrial.

El gobierno provincial tiene en su agenda productiva desarrollar una mayor producción de monocultivos, en especial, pino y eucalipto, materia prima necesaria para las pasteras de celulosa acusan vecinxs. La información publicada en diferentes medios de Corrientes, sobre la aprobación de la ley 6494/6495 en el año 2019, donde se promociona el desarrollo económico a través proyectos de desarrollo económico por medio de la instalación de plantas de celulosa-papeleras en Corrientes.

Desde la organización independiente “Ambientalistas Ituzaingó” rechazan la implementación de este modelo productivo en la localidad y la provincia. Pusieron en marcha desde el pasado año 2019, diferentes acciones como, pedidos de información al intendente, Eduardo Burna y autoridades del municipio, a los intendentes de Villa Olivari e Ita Ibaté, de los cuáles no han obtenido respuestas.

Funcionarixs de la Secretaría de Industria y Trabajo de la provincia, el 19 de diciembre del mismo año, realizaron un taller con el fin de informar la obra portuaria y el parque industrial, el crecimiento que producirá, dejando en claro el perfil forestoindustrial y logística, pero sin dejar en claro los cuestionamientos realizados por lxs habitantes, como de dónde proviene la inversión. Resaltan que es de índole pública los viajes a Finlandia y España del gobernador Gustavo Valdés en búsqueda de empresas inversoras, además, las declaraciones del Ministro de Industria, Raúl Schiavi, el 12 de julio de 2020, sobre las condiciones hidrográficas que poseen esas localidades propician el proyecto y los 2000 millones de dólares necesarios para ejecutarlo.

Desde la intendencia de Ituzaingó, siguen sin dar respuestas, demuestran signos de incomodidad y enfado a los reiteradas críticas que se han realizado con respecto al peligro que existe para la biodiversidad autóctona de ser adelante. Remarcan desde la organización que no suceda un hecho similar como fue la instalación en Fray Bentos, Uruguay y en la provincia vecina de Misiones donde han aumentado el número de casos por afecciones respiratorias producidas emanaciones y desechos de las pasteras. También, agregan la sintonía en resolver normativas que beneficien la implementación de estos megaproyectos y no haya un estudio de impacto ambiental concreto, sumado al silencio del ICAA (Instituto Correntino del Agua y Ambiente), desconociendo las leyes y normas preexistentes que prohíben la aplicación de este tipo de producciones y proyectos.

En el mes de enero de este año pudieron reunirse con el Ministro de Medio Ambiente, Juan Cabandié, en la visita que realizó en la Capital correntina, donde se hizo entrega de una nota sobre la problemática y la necesidad de la derogación de ley 6494/6495 leerla y que en su reunión con el gobernador y dejó en claro su negativa a la instalación de pasteras.

Es importante el compromiso de palabra pero necesitamos una marco legal, afirman desde la organización.

No al monocultivo. No a las pasteras.

También te puede interesar