El hambre también es un problema de salud.

Por la mañana de ayer la organización política y social MIJD se movilizó a Casa de Gobierno y Municipio exigiendo respuestas a los petitorios presentados.

Con participación de integrantes de comedores y merenderos de diferentes lugares de la provincia, marcharon hacia puntos de la zona céntrica en búsqueda de soluciones de los petitorios presentados.

“Estamos exigiendo que nos den respuesta a todos los petitorios que venimos entregando, del 2019 y queremos respuestas. En los petitorios pedimos ayuda a los 21 merenderos que tenemos en la provincia de Corrientes, habíamos pedido que pasen a censar y hasta este momento nada, hacen de cuenta que no existimos”, nos decía Natalia Maciel, referente del Movimiento Independiente de Justicia y Dignidad Corrientes.

“Hace dos años y medio que venimos presentando petitorios. Exclusivamente el pedido de terreno para hacer nuestra sede y las viviendas para los compañeros, nos tienen de un lado a otro. Nos dan 200 módulos alimenticios y no alcanza para los 22 centros que tenemos en distintos puntos de la ciudad y no dan a basto. Nosotros, a quienes llaman piqueteros, tenemos que hacer cosas a beneficio para ayudar a los compañeros porque es mucha la necesidad que hay. Acá los compañeros no están por morir por la pandemia, están por morir de hambre. Nos vienen bicicleteando y hay muchas familias atrás. No es justo que ahora el intendente esté inaugurando un mural, se ve que es más que la salud y el bienestar de los compañeros”, declaró la referente Cristina Cerdán.

También te puede interesar