Las Condenas no se tocan

La Sala IV de Cámara Federal de Casación confirmó las condenas a perpetua a represores de integrantes de las Ligas Agrarias del Chaco.

Los jueces Mario Borinsky, Javier Carbajo y Gustavo Hornos en unanimidad tomaron la resolución de ratificar la sentencia dictada el 25 de junio de 2019 tomada por Tribunal Oral de Resistencia, integrada por lxs jueces Juan Manuel Iglesias, Rocío Alcalá y Luis González. Por lo tanto, Alcides Safenreiter, agente de la Dirección de Investigaciones de la Policía del Chaco y José Tadeo Betolli, capitán del Ejército en el Área de Inteligencia, condenados a perpetua por el fusilamiento de Carlos Servando Piccoli y “Ñaro” Gómez Estigarribia, dirigentes del movimiento campesino de las Ligas Agrarias. Eduardo Wischnivetzky, comisario general, condenado a 18 años por torturas a 3 militantes de la organización.

El Ministerio Público Fiscal fue representado por los fiscales Carlos Amad y Patricio Sabadini, por parte de la Unidad de Asistencia en Causas por Violaciones a los Derechos Humanos durante el Terrorismo de Estado de esa jurisdicción, Diego Jesús Vigay y Horacio Rodríguez.

Betolli, es condenado a perpetua como coautor penalmente responsable por el delito de “homicidio agravado con alevosía y por el número de participantes”, que tiene como víctima a Raúl Eduardo Gómez Estigarribia. Hecho que sucedió el 12 de febrero de 1977 en la localidad de Corzuela, en una operación en conjunto entre el Ejército y la Policía del Chaco.

Safenreiter, también condenado a perpetua como coautor penalmente responsable por el delito de “homicidio agravado con alevosía”, donde la víctima fue Carlos Servando Piccoli, hecho que ocurrió el 22 de abril de 1979 en el paraje Pampa Florida, zona rural de la ciudad de Sáenz Peña, que fue ultimado por personal de la Dirección de Investigaciones de la Policía del Chaco.

Wischnivetzky, condenado a 18 años de prisión como autor de la “privación ilegítima de la libertad y tormentos agravados”, perpetrados a Santos Britez, Hipólito Britez y Modesto Meza, que fueron secuestrados y torturados el 30 de agosto de 1976 en el lote 21 de la zona rural de la localidad de Villa Berthet.

Las Ligas Agrarias representaron una fuerte oposición política y al modelo de desarrollo de los años 70, que dejaba al margen a un gran sector del campesinado. El plan represivo que se llevó a cabo en las operaciones entre el Ejército y la Policía del Chaco, por medio de hostigamiento, persecución, represión y muerte a trabajadores rurales, pequeños productores, militantes y dirigentes, han plantado una semilla de vigente reclamo de Justicia.

Entradas relacionadas